Close
 
 
 

Integridad empresarial

 
 

Integridad empresarial

Estamos comprometidos con un alto nivel de integridad empresarial en todo lo que hacemos. Nuestros estándares éticos nunca deben comprometerse para conseguir resultados empresariales.

 

Conflictos de intereses

Los Proveedores deben evitar los conflictos de intereses en sus relaciones comerciales y actuar con total transparencia respecto a cualquier circunstancia en la que surja o pueda surgir un conflicto.

Así pues, los Proveedores deben (y han de tomar medidas para garantizar que sus Trabajadores):

  • Eviten situaciones en las que sus intereses personales y/o comerciales, o los intereses de sus funcionarios o empleados puedan, o parezcan, entrar en conflicto con los intereses del Grupo;
  • Revelen al Grupo si algún empleado del Grupo puede tener algún tipo de interés en su negocio o cualquier vínculo económico con el mismo; e
  • Informen al Grupo de cualquier situación que sea, o pueda considerarse, un conflicto de intereses real o potencial en cuanto surja el conflicto, e informar de cómo se está gestionando.

Estas disposiciones no pretenden impedir que los Proveedores traten con los competidores del Grupo cuando sea legítimo y apropiado que lo hagan.

 

Soborno y corrupción

Es inaceptable que un Proveedor (o sus empleados y agentes) esté relacionado o se vea implicado en un soborno u otras prácticas corruptas.

Así pues, los Proveedores nunca deben ser partícipes de conductas que puedan constituir un soborno, incluyendo:

  • Nunca deben ofrecer, prometer o entregar ningún regalo, pago u otro beneficio (como hospitalidad, sobornos, una oferta de trabajo/ colocación u oportunidades de inversión) a ninguna persona (directa o indirectamente), para inducir o recompensar una conducta inadecuada o influir indebidamente en cualquier decisión de cualquier persona en su beneficio o en el del Grupo;
  • Nunca deben pedir, aceptar o recibir ningún regalo, pago u otro beneficio de ninguna persona (directa o indirectamente) como recompensa o incentivo por una conducta inadecuada o que influya, o dé la impresión de que pretende influir indebidamente, en las decisiones del Grupo;
  • Nunca deben ofrecer, prometer o dar ningún regalo, pago u otro beneficio a un funcionario público con la intención de influir en esa persona en su calidad de funcionario público para su beneficio o el del Grupo;
  • Nunca deben entregar pagos de facilitación (directa o indirectamente) en relación con los negocios del Grupo, salvo cuando sea estrictamente necesario para proteger la salud, la seguridad o la libertad de cualquier Trabajador; y
  • Deben mantener controles proporcionados y eficaces para garantizar que no se ofrezcan, realicen, soliciten o reciban pagos indebidos por parte de terceros que presten servicios para o en su nombre o en el del Grupo.
 

Regalos y entretenimiento (G&E)

El ofrecimiento o la aceptación ocasional de G&E relacionados con el negocio puede ser una práctica comercial aceptable. Sin embargo, el ofrecimiento o la aceptación indebidos o excesivos de G&E pueden constituir una forma de soborno y corrupción y causar un grave perjuicio a BAT y a nuestros Proveedores.

Los Proveedores no deben ofrecer o aceptar G&E cuando hacerlo constituya, o pueda percibirse como constitutivo de soborno u otra actividad corrupta. Por ello:

  • Se espera que los Proveedores respeten los principios de la política de G&E del Grupo, tal y como se establece en los SoBC, a la hora de hacer tratos comerciales con las empresas y empleados del Grupo;
  • Se prohíbe el intercambio de G&E durante cualquier proceso de licitación o concurso en el que participe el Grupo; y
  • Los Proveedores no deben, directa o indirectamente, intentar influir en un funcionario público en nombre del Grupo, ofreciendo cualquier tipo de G&E (u otra ventaja personal) a esa persona o a cualquier otra, como un pariente cercano, amigo o asociado del funcionario público. Los regalos a funcionarios públicos de un valor más que simbólico rara vez serán apropiados.
 

Sanciones y control de las exportaciones

Los Proveedores deben asegurarse de que llevan a cabo sus actividades comerciales de conformidad con todos los programas de sanciones internacionales pertinentes, y de que no se relacionan con ningún territorio sancionado ni con partes sancionadas cuando esté prohibido hacerlo

Por ello, los Proveedores deben:

  • Conocer y cumplir plenamente todos los programas de sanciones pertinentes que afecten a su actividad empresarial;
  • Implementar controles internos eficaces para minimizar el riesgo de incumplimiento de las sanciones, y proporcionar formación y apoyo para garantizar que sus empleados los entiendan y los apliquen eficazmente, especialmente cuando su trabajo implique transferencias financieras internacionales o el suministro o la compra transfronteriza de productos, tecnologías o servicios; y
  • Informar al Grupo de cualquier situación en la que se pretenda suministrar bienes o servicios al Grupo con origen o transporte en un territorio que esté sometido a exhaustivas sanciones de EE. UU. o que pretendan realizar pagos o suministrar productos del Grupo hacia/o a través de cualquier territorio o parte sancionada.
 

¿Qué son las sanciones?

Las sanciones son restricciones o prohibiciones al comercio o a las transacciones, incluyendo las transferencias de fondos, con o en relación con determinados países o personas, impuestas por países específicos, como los Estados Unidos (EE. UU.) el Reino Unido (RU); o por organismos supranacionales, como las Naciones Unidas y la Unión Europea, a otro país, entidad o persona.

Algunos mecanismos de sanciones son muy amplios; por ejemplo, las sanciones de Estados Unidos pueden aplicarse incluso a personas no estadounidenses cuando actúan totalmente fuera de Estados Unidos. En particular, las sanciones de los Estados Unidos prohíben el uso de dólares estadounidenses y de bancos estadounidenses para los pagos entre partes no estadounidenses que impliquen a partes sancionadas, así como las exportaciones/transporte de productos de origen estadounidense y productos con contenido de origen estadounidense a, o para, territorios sancionados o determinadas personas sancionadas.

Algunos mecanismos de sanciones se aplican a las exportaciones/ reexportaciones de productos procedentes de territorios sometidos a sanciones generales de Estados Unidos o productos con ese contenido de origen; así como al transporte de productos a través de esos territorios sancionados de alto riesgo.

Al margen de las sanciones, los controles de las exportaciones imponen obligaciones de concesión de licencias a la circulación transfronteriza de determinados productos, como los de «doble uso», y el software y la tecnología asociados, debido a su potencial uso militar, e independientemente de quién esté implicado. Algunos ejemplos de «uso dual» incluyen determinados tipos de maquinaria, software de encriptación y equipos informáticos.

El incumplimiento de las sanciones y los controles de exportación conlleva graves sanciones, como multas, pérdida de licencias de exportación y penas de prisión, además de un importante daño a la reputación y a las relaciones con los socios bancarios.

 

Lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

Es inaceptable que un Proveedor (o sus empleados y agentes) esté relacionado o se vea implicado en el blanqueo de capitales o en actos de financiación del terrorismo.

Los Proveedores deben establecer controles eficaces para garantizar que no se vean implicados en ninguna actividad que constituya un delito de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo en cualquier jurisdicción pertinente o que pueda hacer que BAT cometa dicho delito, esto incluye (entre otros): ocultar o convertir fondos o bienes ilegales; poseer o negociar con el producto del delito; o ayudar conscientemente a financiar, transferir activos en beneficio de grupos terroristas y actividades terroristas o respaldarlos de cualquier modo.

 

Registros comerciales y confidencialidad

Para realizar negocios con el Grupo, los Proveedores pueden necesitar acceder a registros confidenciales y privados relacionados con nuestra actividad.

Por ello, los Proveedores deben:

  • Garantizar la protección y la confidencialidad de dicha información;
  • No revelar información confidencial sin autorización previa del Grupo; y
  • Ser conscientes del riesgo de divulgación involuntaria de información confidencial a través de conversaciones o el uso de documentos en lugares públicos.

Los Proveedores también deben mantener los registros comerciales actualizados, ya sean financieros o no financieros, de acuerdo con la legislación aplicable y asegurarse de que gestionan los datos personales de acuerdo con todas las leyes pertinentes de protección de datos y privacidad. Cualquier registro relacionado con la actividad del Grupo debe conservarse también durante el tiempo que el Grupo así lo exija.

 

Privacidad de los datos y riesgo cibernético

Nos comprometemos a proteger la integridad y la seguridad de nuestros sistemas y datos (incluyendo los datos personales) en toda nuestra cadena de suministro.

Los Proveedores deben mantener sistemas y controles adecuados para proteger los datos del Grupo, incluyendo los datos personales, y, si procede, el acceso a los sistemas del Grupo. Muchos Proveedores poseen o tienen acceso a datos personales o información confidencial del Grupo.

Además de cumplir con las leyes generales de privacidad de datos, como el Reglamento General de Protección de Datos, el mantenimiento de una buena higiene cibernética por parte de los Proveedores es fundamental para la seguridad de esos datos y de los sistemas del Grupo y para proteger la actividad empresarial del Grupo. Así pues, esperamos que nuestros Proveedores cumplan con las leyes de protección de datos y ciberseguridad, las orientaciones normativas y las buenas prácticas del sector (incluyendo evaluaciones de protección de datos cuando así lo exija la ley y la evaluación de las ciberamenazas).

Las amenazas de ciberseguridad y los riesgos sobre la forma de gestionar los datos (incluyendo los datos personales) cambian constantemente. Es fundamental que nuestros Proveedores dispongan de medidas técnicas, políticas y procesos adecuados para proteger los datos del Grupo y garantizar que cualquier acceso a los sistemas del Grupo, o el tratamiento de todos los datos, sea seguro y se gestione de acuerdo con procesos documentados.

Por ello, los Proveedores deben:

  • Mantener todas las políticas adecuadas de protección de datos, seguridad de la información y ciberseguridad, y actualizarlas periódicamente;
  • Supervisar el cumplimiento de dichas políticas de forma continua y verificar que se adopten rápidamente medidas correctoras;
  • Investigar inmediatamente las posibles infracciones de las políticas de protección de datos y los incidentes de seguridad, e informar al Grupo de cualquier incidente o acontecimiento de este tipo que pueda afectar a los datos o sistemas del Grupo; y
  • Cuando se le solicite, implementar las medidas correctoras que exija el Grupo.
 

Evaluación de la protección de datos y del riesgo cibernético

Los Proveedores deben evaluar el riesgo para su organización, y cómo ese riesgo puede afectar a la gestión de los datos del Grupo (incluyendo los datos personales) o al acceso a los sistemas y datos del Grupo, de forma periódica.

Los Proveedores deben considerar el riesgo que entrañan los datos del Grupo que tienen en su poder, o que puede representar cualquier acceso a los sistemas del Grupo, de acuerdo con los modelos de riesgos y amenazas.

 

Competencia justa y antimonopolio

Creemos en la libre competencia, de acuerdo con las leyes de competencia (o «antimonopolio»).

Por ello, los Proveedores deben competir de forma justa y ética y cumplir las leyes de la competencia de cada país y área económica en la que operen.

 

Evasión fiscal

Los Proveedores deben garantizar el cumplimiento de todas las leyes y reglamentos fiscales aplicables en los países en los que operan y ser abiertos y transparentes con las autoridades fiscales.

Bajo ninguna circunstancia los Proveedores deben participar en una acción de evasión fiscal ilegal deliberada o facilitar dicha evasión en nombre de otros.

En este sentido, los Proveedores deben establecer controles eficaces para minimizar el riesgo de evasión fiscal o su facilitación, y proporcionar la formación, el apoyo y los procedimientos de denuncia adecuados para garantizar que sus empleados los entiendan y apliquen eficazmente y puedan informar de cualquier problema.

 

Contacto con el Grupo