Close
 
 

Competencia y antimonopolio

 
Skip Breadcrumb

Breadcrumb

 

Creemos en la libre competencia. Las empresas del Grupo tienen que competir de manera leal y ética y dentro del marco de las leyes de defensa de la competencia aplicables (o leyes «antimonopolio»)

Cómo afecta la ley de defensa de la competencia a nuestro negocio

Las leyes de defensa de la competencia tienen un impacto en prácticamente todos los aspectos de nuestras actividades, incluidas las ventas y exposición, nuestras relaciones con proveedores, distribuidores, clientes y competidores, nuestra negociación y redacción de contratos y a la hora de decidir la estrategia de precios y las condiciones de mercado.

La ley está unida a las condiciones de mercado, lo que afecta el modo en que se aborda un problema de competencia, como, por ejemplo.

  • concentración del mercado;
  • homogeneidad de producto y diferenciación de marca;
  • restricciones legales, tales como restricciones a la publicidad, prohibiciones de mostrar los productos en los puntos de venta y prohibiciones de fumar en edificios públicos

Compromiso de competencia justa

Nos comprometemos a desarrollar una competencia vigorosa de conformidad con las leyes de competencia de cada país y área económica en los que operamos.

Muchos países tienen leyes que prohíben las prácticas contrarias a la competencia. Se trata de leyes complejas que pueden variar de un país o zona económica a otra y su incumplimiento puede alcanzar graves consecuencias.

Comportamiento paralelo

El comportamiento paralelo con nuestros competidores no es anticompetitivo por sí mismo, aunque no debemos conspirar con nuestros competidores para:
  • fijar precios o cualquier elemento o aspecto del precio (incluyendo los recargos, descuentos, métodos de precios, condiciones de pago y el momento y los niveles o porcentajes de cambios en los precios);
  • fijar otras condiciones comerciales;
  • dividir o repartirnos mercados, clientes o territorios;
  • limitar la producción o la capacidad;
  • influir en el resultado de un proceso de licitación pública;
  • ponerse de acuerdo para negarse a vender o a comprar a determinadas entidades.

«Acuerdo» es una noción que comprende un acuerdo escrito u oral, entendimientos o prácticas, acuerdos no vinculantes o una acción llevada a cabo con un entendimiento común, o un acuerdo indirecto gestionado por una tercera parte, como una asociación de empresas, un cliente o un proveedor.

Puede también incluir situaciones en las que los competidores simplemente comparten (de manera directa o indirecta) información con el objetivo de reducir los riesgos de competir. Por ejemplo, los competidores pueden informarse mutuamente de los incrementos de precios futuros para que cada uno de ellos pueda regular su política de precios (esto se conoce comúnmente como «práctica concertada»).

Reuniones con la competencia

Cualquier reunión o encuentro directo con un competidor debe ser tratado con una precaución extrema. Debemos mantener un registro cuidadoso de todo ello y abandonar una conversación si se cree que pueda ser de naturaleza anticompetitiva.

No todos los acuerdos con los competidores presentan problemas. Los contactos legítimos pueden incluir aquellos que se dan en el contexto de asociaciones de empresas, algunos intercambios de información limitada, así como iniciativas conjuntas en relación con los poderes públicos y defensa pública.

Información de la competencia

Solo podemos recopilar información acerca de nuestros competidores por medios legítimos y cumpliendo la ley de competencia.

La obtención de información directamente desde los competidores no está nunca justificada, salvo en circunstancias excepcionales.

La obtención de información a través de terceros (incluyendo consumidores, consultores, analistas y asociaciones de empresas) planteará a menudo problemas legales complejos que deberán abordarse de acuerdo con el asesoramiento adecuado.

Posición dominante

Cuando una empresa del Grupo dispone de «poder de mercado», suele tener una especial responsabilidad para proteger la competencia y no abusar de su posición.

Los conceptos de «dominio», «poder de mercado» y «abuso» varían ampliamente de una jurisdicción a otra.

Cuando una empresa del Grupo alcanza una posición de dominio en el mercado local, suele ver limitada su capacidad para adoptar prácticas tales como acuerdos en exclusiva, descuentos por fidelidad, discriminar entre clientes equivalentes, facturar precios más altos o más bajos (por debajo de su coste) o vincular diferentes productos.

Mantenimiento del precio de reventa

Determinadas restricciones entre empresas en niveles distintos de la cadena de suministros, como el mantenimiento del precio de reventa entre un proveedor y un distribuidor o revendedor pueden dar lugar a una infracción de la ley.
Las restricciones sobre la capacidad de reventa de nuestros clientes en territorios o a ciertos grupos de clientes puede suponer un grave problema de competencia en determinadas jurisdicciones.

El mantenimiento del precio de reventa se da cuando un proveedor trata de, o lo consigue de hecho, controlar o influir (incluyendo indirectamente, mediante amenazas y/o incentivos) los precios a los que sus clientes pueden revender los productos.

Las reglas acerca del mantenimiento del precio de reventa y restricciones de reventa varían a nivel internacional. Si es relevante para su puesto de trabajo, es importante que se familiarice con las reglas aplicables en aquellos países en los que usted tiene responsabilidad.

Fusiones y adquisiciones

Cuando las empresas del Grupo se vean involucradas en fusiones y adquisiciones podrá requerirse que se notifique la operación en uno o más países del mundo.

La obligación de notificar la operación variará de una jurisdicción a otra, pero deberá ser consultada en un amplio conjunto de circunstancias, incluyendo fusiones, adquisiciones (ya sea adquisición de activos o de acciones) y empresas conjuntas.

Solicitar asesoramiento de especialistas

Si estamos involucrados en actividades comerciales donde las leyes de competencia cobran especial importancia, debemos acatar las pautas regionales, de la zona o del mercado para dar validez a la política del Grupo y a la ley competente, así como consultarlo con nuestro abogado de LEX local.

No debemos asumir que las leyes de defensa de la competencia no se aplican porque no existan leyes de defensa de la competencia en una determinada jurisdicción. Muchos países, como EE. UU. y otros pertenecientes a la UE, aplican su legislación de competencia extraterritorialmente (donde dichas conductas o acuerdos tienen sus efectos).

A quién dirigirse para hablar

Su superior directo
La alta dirección
Su Abogado de LEX local
El responsable de Cumplimiento:
()